ELIMINACIÓN DE TATUAJES CON LÁSER

La eliminación de tatuajes con láser ha cogido fama en los últimos años por su gran eficacia. La eliminación de tatuajes por láser tiene bastantes ventajas como su facilidad de uso en varias partes del cuerpo, su tecnología avanzada o unos resultados sin daños en la piel respecto a otros tratamientos más agresivos como dermoabrasión, cirugía o el uso de ácidos.

Los resultados dependen de cada persona y de cada tatuaje. Factores como la calidad y la cantidad de tinta, el tiempo que lleve hecho el tatuaje y la capacidad del cuerpo para eliminar las partículas de pigmento son determinantes para una correcta eliminación.

En líneas generales el tratamiento se comprende entre 6 y 10 sesiones que se aplican cada 6 – 8 semanas, tiempo suficiente para que la piel esté lista para repetir la operación en caso de que sea necesario. El tiempo entre sesiones es clave para obtener un resultado óptimo. Si tienes más dudas y estás interesado en la eliminación de tatuajes con láser no dudes en contactar con nosotros y nuestros profesionales te responderán a cualquier duda.